Llámanos ahora: 917 10 90 60 - 91 798 76 19
Queremos Ayudarte Contacto

Humidificadores: cuándo no utilizarlos y precauciones a tener en cuenta


 

¿Cuándo no debemos utilizarlos?

Si tenemos niños pequeños en casa no debemos emplear los humidificadores de vapor caliente, ya que hay riesgo de quemaduras. Además, si tenemos niños menores de dos años debemos evitar también las esencias que tienen olores fuertes (mentol, eucalipto, alcanfor…) ya que pueden afectarles negativamente produciendo atontamiento, cefaleas, mareos y vértigo y pueden disminuir la tos natural necesaria para eliminar la mucosidad.

Si nuestro hijo padece bronquitis o bronquiolitis este tipo de aparatos no son útiles, pudiendo llegar incluso a ser perjudiciales.

Si el problema del niño es que sufre rinitis y conjuntivitis alérgica y asma, debemos tener en cuenta que los humidificadores pueden lanzar aeroalérgenos al aire. Además, como aumentan la humedad ambiental también aumenta la concentración de ácaros y hongos. Por estos motivos los humidificadores están contraindicados, ya que pueden provocar asma.

El frío seco de los meses de invierno, junto a la calefacción y el aumento de ropa de abrigo es en conjunto un problema para los niños con piel atópica, que ven empeorar su enfermedad debido a la sequedad ambiental. Una solución para este tipo de casos es la humidificación ligera que facilitan los recipientes con agua colocados encima de los radiadores.

¿Qué precauciones debemos tomar?

Es fundamental mantener una estricta limpieza de este tipo de aparatos. Debemos prestar mucho cuidado a hacer un buen mantenimiento y una vez estén limpios aclarar muy  bien los productos utilizados, ya que de lo contrario podrían vaporizarse los productos químicos. Para que no haya ningún problema, tenemos que seguir correctamente las instrucciones del fabricante.

Si el humidificador tiene depósito de agua, esta debe cambiarse cada día. Los filtros también debemos limpiarlos periódicamente.

Por todo esto, ante la pregunta de si son buenos los humidificadores, nuestra respuesta es que se deben utilizar solamente si la humedad ambiental lo requiere, y en circunstancias específicas. En cualquier caso, antes de tomar la decisión lo ideal es consultar con nuestro pediatra, él conoce perfectamente el estado de salud del niño.

 

 
 
Aviso legal Condiciones de venta Política de cookies Política de Privacidad Diseñado y desarrolado por Corem web

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. Ver política de cookies
El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

ACEPTAR
Aviso de cookies