Queremos Ayudarte Contacto

¡Ahorra aislando tu vivienda!


¡Ahorra aislando tu vivienda!
 

Ahorrar es una de las mayores prioridades en cualquier hogar, así como mantener una temperatura adecuada en casa, pero… ¿está reñido el ahorro con el confort?

Una de las mejores soluciones para mantener la mejor temperatura en casa es tener un correcto aislamiento de la vivienda,  así evitarás las pérdidas de calor o frío y ahorrarás en consumo energético un 35%. Pero cuidado, si tienes dudas a la hora de hacer el aislamiento de tu vivienda, debes saber que existen dos opciones: aislamiento exterior o aislamiento interior. Para cualquiera de las dos opciones, el aislante de vivienda cuenta con una serie de características indispensables para cubrir las necesidades,  como es la alta resistencia térmica y la baja conductividad para proteger el hogar tanto del frío como del calor.

En el caso del aislamiento térmico exterior, se utiliza el poliestireno extruido, un aislante térmico que es duradero y que, además, aísla y protege la lámina impermeable mejorando también su durabilidad; y el poliestireno expandido, que consta de láminas de poliespán,  utilizado en tabiques.

Hay ciertas ventajas a la hora de realizar el aislamiento exterior como la corrección de puentes térmicos y el aprovechamiento de la inercia térmica, pero hay que realizarlo a nivel  comunitario para que todos los vecinos estén de acuerdo, ya que estas obras son más costosas a pesar de que se empieza a amortizar a partir de los 5 años.

A diferencia del aislamiento exterior, el aislamiento térmico interior es una opción más barata y se realiza siempre a nivel individual, donde se utilizan placas de poliespán, pladur y paneles de lana mineral, en la mayoría de los casos. Además, para reforzar el aislante térmico interior de tu casa, también puedes utilizar ventanas de PVC y doble cristal.

 
 
 
Instalación de calefacción en tu hogar Cómo escoger los mejores equipos de frío para hostelería ¿Qué es un humidificador para radiadores? Mantenimiento de equipos de frío industrial